viernes, 15 de enero de 2010

El PP lamenta el "ineficaz mantenimiento" de las carreteras de la provincia de Huesca en la ola de frío

14, enero, 2010.- El portavoz de Obras Públicas del PP en las Cortes de Aragón, Antonio Torres, ha lamentado el "permanente estado de desatención" que sufren, a su juicio, algunos tramos carreteros que competen al gobierno aragonés. Muy en particular, Torres señala que esa circuntancia afecta especialmente a las carreteras A-131, A-138 y A-139, "todas ellas de vital importancia para el desarrollo socioeconómico de la provincia y sus comarcas". Antonio Torres, además, recuerda que el PP presentó sendas enmiendas a los presupuestos de la Comunidad para 2010 con el objetivo de garantizar la mejora de las vías citadas; las tres propuestas fueron rechazadas por el gobierno PSOE-PAR.

El PP denuncia que las carreteras citadas se encuentran en mal estado y sufren un mantenimiento escaso. En el caso de la A-138 y de la A-139, el PP ha recogido muestras del malestar de usuarios y vecinos por el "suplicio" que ha supuesto el acceso a zonas turísticas y centros invernales, "lo que además de afectar a la seguridad vial, es un perjuicio al desarrollo de la provincia", señala Antonio Torres. A ello hay que sumar iniciativas parlamentarias del grupo popular que siguen pendientes e incluso "evidentes agravios comparativos", añade el portavoz. Así, y en el caso de la A-131, los tramos no ejecutados Monflorite-Novales y Sesa-Venta de Ballerías están excluidos del programa RED, "algo incomprensible considerando que la A-131 es una de las vías más importantes de Aragón, y desde luego de Huesca, puesto que une la capital con Los Monegros y el Bajo Cinca y es salida natural de media provincia hacia el Levante".

Antonio Torres añade un último dato sobre la "desatención" que sufre la A-131, una de las carreteras de mayor siniestralidad en Aragón, al denunciar que el pasado miércoles, en un único tramo de 300 metros, en las proximidades de Sesa, se producían no menos de 5 incidentes "dado que el tramo no había recibido el adecuado mantenimiento invernal. No podemos culpar a nadie de las extremas temperaturas que hemos sufrido, pero sí de la imprevisión. Precisamente porque el frío es una obviedad, los vecinos de nuestras comarcas no merecen semejantes ejemplos de desidia. Si nuestras carreteras son malas, si están llenas de baches y el mantenimiento es insuficiente, si ni siquiera se responde a heladas anunciadas, nuestra obligación es denunciar una situación insostenible", concluye Antonio Torres.