martes, 31 de octubre de 2006

El grifo de Narbona

Aragón Liberal

31/10/06

Se le olvidó al Gobierno en el Código Técnico de la Edificación además de las placas solares en las casas por la escasez de energía, obligar a las viviendas la depuración de aguas residuales. Política de andar por casa, nunca mejor dicho.


Atrás quedaron los resentidos conspiradores del fuego gallego que Cristina Narbona nunca demostró en su denuncia. Ahora, será el agua la culpable del arrastre de las cenizas que mata al marisco. Menos agua para todos amenaza ahora Narbona, 60 litros por cabeza y día. El que se pase con el baño o el bidé que pague por limpio, que ese el agua necesaria para consumo según le informan los ecologistas. Ya dijo meses atrás que los españoles deberían pagar el 45% más por el agua que consumen. Las multas del protocolo de Kioto por su solemne incumplimiento la pagarán los aseados ciudadanos. El binomio mayor precio menor consumo es claro: los altos precios de Canarias con el consumo más bajo de 147 litros por habitante día, contrasta con los más bajos por los 189 litros/hb/día de Andalucía. Vamos, que los andaluces se vayan apretando el cinturón por triplicado o empadronen en sus casas a los turistas que pasan allí sus vacaciones, para los 60 litros por cabeza.

Desconozco si el modelo elegido es el del alcalde de Londres, apodado Kent el rojo, que decía que él no tiraba de la cisterna cuando orinaba, porque se consumía agua innecesariamente. Por mucho que se le dé vueltas no conozco un plan que no sea derogar o prohibir bajo los efectos de la multa. Quién contamine que pague y reponga declaraba hace días. Hoy además dice Narbona que quién más agua consuma que se le penalice, en pocas palabras nos corta el grifo. Que la reponga sería más difícil, por el coste individual de las depuradoras en la propia casa. Se le olvidó al Gobierno en el Código Técnico de la Edificación además de las placas solares en las casas por la escasez de energía, obligar a las viviendas la depuración de aguas residuales. Política de andar por casa, nunca mejor dicho.

José Carlos Navarro Muñoz

No hay comentarios: