martes, 31 de octubre de 2006

El Gobierno supedita el derecho a la vida a los intereses económicos de cierto sector investigador

Aragón Liberal

31/10/06

Campaña de Hazte.Oir con ocasión del debate del proyecto de ley de investigación biomédica en el que el embrión humano (ser humano) pasa a ser material de investigación biomédica.




En los próximos días tendrá lugar el Debate Parlamentario sobre el proyecto de Ley de Investigación Biomédica promovido por el Gobierno en el que el embrión humano puede considerarse material de investigación en algunos supuestos, legalizándose la clonación para fines experimentales y promoviendo la creación de Comités Éticos cuyos miembros serán elegidos por miembros del Ejecutivo, imposibilitando el rigor y la imparcialidad a la hora de aprobar los proyectos de Investigación. Escribe a la comisión de Sanidad y Consumo del Congreso, expresando tu desacuerdo con esta agresión al ser humano más indefenso y sugiriendo enmiendas a la Ley que superen este grave ataque a la dignidad humana.



Bajo la propaganda de ser una Ley pionera en el ámbito de la investigación europea, la Ley de Investigación Biomédica que se encuentra en trámite parlamentario desprotege al ser humano desde su inicio primando los intereses de la carrera investigadora frente a los derechos fundamentales del ser humano, como son el derecho a la vida, a la integridad y a la salud, desde el mismo instante de su concepción.

Según expertos en bioética, este Proyecto de Ley presenta graves errores que atentan contra la dignidad humana y abren la puerta a peligrosas aberraciones que deberían prohibirse explícitamente en el texto legal. Algunos de esas deficiencias son:

1. Una calculada ambigüedad, en el lenguaje del articulado legal, que deja un amplio margen de actuación a ciéntíficos e investigadores minimizando su responsabilidad ética frente al abuso y ataque grave a la dignidad humana que pueden suponer determinadas pruebas médicas. Por ejemplo, en el artículo 30 claramente se establece que sobre el embrión humano sólo podrán realizarse aquellas intervenciones que sean útiles para su propio interés, lo cual es acorde con la dignidad intrínseca que el embrión posee. Sin embargo, en el artículo 31 en cambio se autoriza indirectamente su uso para fines de investigación.

2. Reducción del valor ontológico del embrión humano preimplantado, al denominarlo preembrión, lo que propicia su uso como material de experimentación, sin que ello presuponga problema ético alguno. Además se equiparan embriones preimplantados (preembriones) a células germinales adultas (ovocitos): los ovocitos, así como los espermatozoides, son células de un organismo humano adulto, y por tanto, no existe ninguna dificultad ética para utilizarlos; los embriones preimplantados son seres humanos vivos, con idénticas características de dignidad que tienen los seres humanos adultos y por tanto merecen el mismo respeto que estos (art 32.1)

3. Se ratifica la posibilidad de utilizar embriones humanos al explicitar pormenorizadamente los requisitos legales para su uso. (art 31)

4. Se permite la utilización de cualquier técnica para la obtención de células troncales humanas. Es decir, se da carta de legalidad al uso de todos los métodos actualmente disponibles para la obtención de células madre embrionarias , aunque ello presuponga la destrucción del embrión del cual se obtienen dichas células.

5. También se autoriza que los incapaces en situación crítica puedan ser utilizados como verdaderos cobayas humanos simplemente por el hecho de que esas investigaciones no se puedan realizar en personas que no se encuentren en situación de emergencia, aunque dicha práctica, no sirva para mejorar al paciente, ni tampoco, aunque dichas investigaciones pudieran servir para comprender mejor la enfermedad de ese enfermo en concreto. (art 21.1).

6. También abre la puerta a la comercialización de material biológico, ya que permite la obtencion de lineas celulares cualquier medio, abriendo la puerta a todo tipo de manipulaciones experimentales con embriones humanos vivos. (art. 34.2)

7. Todos los miembros de la Comisión de Garantías van a ser nombrados por organismos gubernamentales. No hay ningún componente de la Comisión nombrado por Asociaciones Científicas o de Bioética de cualquier tipo, ajenas al Gobierno. Con lo que se orienta la composición de una Comisión, que es la garantía del uso ético de los embriones, para que pueda actuar de acuerdo con los intereses del Gobierno, seguramente haciendo prevalecer éstos sobre los intereses del propio embrión humano. (art. 39 y78).

8. Finalmente se legaliza en nuestro país, y este es el aspecto negativo más importante de esta ley, la clonación humana, al autorizar “la activación de ovocitos mediante transferencia nuclear para su uso con fines terapéuticos o de investigación.” (art.34-1c)

Por otro lado, la Ley no contempla regulación alguna de la investigación biomédica con células madre adultas que, sin embargo no presenta ningún problema ético y sí numerosos éxitos terapéuticos en múltiples aplicaciones médicas, como en el caso de infarto de miocardio.

Además, estas técnicas no cuentan con el apoyo de la U.E.ya que el Presupuesto del VII Programa Marco no se contempla financiar las investigaciones que impliquen la creación expresa de embriones con fines científicos ni los estudios dirigidos a modificar la herencia genética de un individuo.

Por todo esto, escribe a la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso manifestando tu desacuerdo con este Proyecto de Ley de Investigación Biomédica que ataca gravemente la dignidad humana y el interés general, pidiéndoles que realicen las enmiendas oportunas para que la investigación biomédica se realice dentro del respeto a la dignidad humana del más indefenso: el embrión.

No hay comentarios: