lunes, 25 de septiembre de 2006

LA FAMILIA, UN HÁBITAT INSUSTITUIBLE.




Aragón Liberal

25/09/06


Existe un remanso de paz y de armonía en el que las personas que lo ocupan se sienten protegidas y a la vez amadas. La familia se erige como célula medular de la arquitectura social sin fecha de caducidad.

Aunque es cierto que reina en el actual contexto social una cierta crisis de valores, no por ello debemos desconfiar del ser humano. Si sabemos buscar, también nos encontramos con un mundo que reúne las condiciones necesarias y suficientes para aprender a amar. Para ello existe un vínculo afectivo e infalible de orden natural en donde las relaciones interpersonales hacen superar toda suerte de obstáculos que dificultan el acceso y la convivencia en nuestro entorno: la familia.

La familia es el único “Estado” que voluntaria, libre y abiertamente crea y ama a sus “ciudadanos” y por ello ostenta el poder de urdir un tejido social impenetrable para todo mal. La familia nos reporta un nutrido elenco de valores, principios y virtudes que van forjando con cariño una verdadera comunidad de vida y amor valorando dignamente a cada persona que la compone por lo que es y no por la utilidad que reporta. De esta manera los padres siempre tendrán el derecho a la procreación no coactiva y a la educación de los hijos en el seno de la familia que deben preservar, aval éste que ya fue enunciado en el artículo 16.3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La familia, y sobre todo aquellas en donde la generosidad se palpa en la profusión numérica de sus hijos, tiene el don de fundar un hogar en donde la ternura, el perdón, el respeto, la fidelidad y la libertad responsable definen la razón de ser de su condición.



El Santo Padre Benedicto XVI visitó Valencia no solamente para corroborar con su presencia el fundamento de la familia y clausurar el V Encuentro Mundial de las Familias, sino también para impulsar el compromiso por la libertad. No dejó indiferentes a creyentes y no creyentes, haciéndoles recapacitar a ambos en aras de conseguir un mundo más justo y más humano en torno a la fecunda unidad familiar.

vicenbarbarroja

No hay comentarios: